Romina Deguer - Puericultora

Romina Deguer

¿Crisis de lactancia? ¿Brotes de crecimiento? ¿Falsas crisis de Lactancia?

Primero tenemos que aclarar que crisis de lactancia o brotes de crecimiento son términos controversiales, no vamos a entrar ahí porque deberíamos hablar mucho pero sí podemos decir que son momentos donde cambian ciertas necesidades del bebé.


Por lo general ocurren a los:


15-21 días, mes y medio, 3, 6, 12 y 24 meses aproximadamente.

El bebé logra hitos importantes en su maduración y lo manifiesta con comportamientos específicos en la teta como tironéos, cabezazos, enojos y mucha demanda.

A los 3 meses aproximadamente hay una crisis de lactancia, brote de crecimiento que tiene que ver con el funcionamiento de la glándula mamaria, pasa a producir leche sólo cuando el bebé succiona, por lo tanto hay enojo por no tener leche rápido como pasaba antes, pero a la vez podemos decir que hay una crisis de crecimiento ya que el bebé cambia, madura no tarda la misma cantidad de tiempo para mamar, consigue la leche que necesita en menos tiempo y tiene otros intereses más que comer y dormir a upa de mamá. Es la que más tiempo dura y por desconocimiento la que termina con más introducción de fórmula  y por lo tanto con pérdidas de lactancias.

Por eso es fundamental informarse y dar la teta a demanda. Bebés y tetas hablan el mismo idioma y saben solucionar estas etapas si los dejamos estar juntos el tiempo que necesitan mientras aplicamos diferentes estrategias.

Las falsas crisis de lactancia son momentos donde el bebé se muestra distinto a lo que veníamos viendo pero están relacionados a otras cosas y no a la lactancia.


 ¿Cuándo las podemos notar? 

 Cerca de los 4 meses (entre los 4 y los 7 meses hay nuevas fases de sueño en los bebés y comienzan a distinguir el día y la noche, luz y oscuridad, y a comenzar a manejarse por el ritmo circadiano).

A los 8 meses ( angustia del octavo mes, angustia de separación).

Al año y medio (rey destronado).

Contame si pasaron por algunas de estas crisis.

Romina Deguer – Puericultora

Bebés caprichosos

Ojos cerrados, agitando brazos, moviendo piernas, temblando, con llanto agudo casi al punto de no respirar… Mi bebé es muy caprichoso, se acostumbró y solo

Read More »

Abuelos y nietos

Hace tiempo un bisabuelo con un recién nacido dormido en sus brazos me hizo emocionar profundamente. Más allá de la imagen tierna en sí misma

Read More »